MUITO OBRIGADO, ASTRO REY!!

Sabéis cuando comienza esa sensación en el estómago que hace que parezca el tambor de una lavadora centrifugando, o esa punzada en el pecho que te absorbe la respiración y hace que escueza justo en el centro de las entrañas. Es justo ese momento en el que no consigo quitarme de la cabeza el repicar de aquella canción del Dúo Dinámico que sonaba en el capítulo final de aquellos 5 chavales , la pintora y el marinero jubilado .

Y es que este fabuloso verano ve muy cerca su apagón. Y por ello, hemos de hacer lo posible por conservar parte de este espíritu jovial, desenfadado, aventurero y relajado que nos ha acompañado en sus días y sus noches, en los nuevos campamentos encontrados, en las ciudades descubiertas y en todos esos magníficos momentos que hemos sustraído a una estación que ya se nos escapa.

Comienzan los horarios, los deberes, la falta de sueño y la ausencia de ratos de juego. Esas rutinas que nos encorsetan a un calendario con mayor predisposición a lo predecible que a la alocada y divertida improvisación. Y  con la rutina vuelve  el tiempo de los buenos propósitos , como cuando empieza un nuevo año tras comernos campanada a campanada esas doce uvas.  Efectivamente, después de comprobar que alguna de las doce se nos atragantó en estos primeros 8 meses del año, nos enfrentamos a los 4 que nos quedan con la inocente intención de conseguir que el atragantamiento finalmente no nos ahogue con apuntes como: tengo que comer más fruta, hacer todos los días los 20 minutos de ejercicio, qué son 20 minutos? , he de madrugar un poco más para poder pintarme decentemente en casa y no parecer la bruja Lola en la oficina, que algún día me hacen leer las cartas a alguno, evitar tantas clases extraescolares que quitan tiempo de juego a Bruno y Mario,  dedicarles más tiempo después de los deberes y olvidarme un poquito de esos gemelos tan guapos que te dejan la casa como las que salen en esas revistas de estilo….. En fin, y a todo esto le sumo retomar el inglés, aunque solo sea por dejar de parecer un indio cherokee cada vez que traspasamos nuestras fronteras, además de tener la casa algo más presentable sin necesidad de pedir ayuda a la chica de Yolanda cada vez que a Pedro se le ocurre hacer una cenita con los compañeros del paddle, por eso de hacer equipo, que digo que ya podía hacer equipo conmigo antes de nada, no?

Pero no pu011d04f57cc65088066b1b085bdcf6c68955b2a202 (2)edo ni quiero pasar la página aún de este fabuloso álbum del verano 2015. Comenzamos nuestro viaje como no habíamos hecho nunca, decidiendo que lo importante no era la hora de llegar, sino  disfrutar del paisaje y los lugares que surgieran en nuestro camino. Y aunque los chicos estaban acostumbrados a parar simplemente para vaciar la vejiga y llenar la panza, en seguida entraron en la nueva dinámica propuesta y, salvando un involuntario vaciado de vejiga de mi pequeño,  y un breve delirio queriéndose comer hasta la comida de la perra por alimentar sus crecientes cuerpecillos, todo fue coser y cantar.

Visitamos lugares que resultaron tan o más espectaculares de lo que habíamos imaginado, caminado por ciudades de nuestro país vecino que nos dejaron con la miel en los labios y el anhelo de volver tan pronto como podamos para poder desgranar todo su encanto, luces y sombras. Pero sobre todo, logramos despertar en los chicos el interés por conocer , saborear y retener en sus retinas esos fotogramas de los instantes que nos ha regalado la vida en todos esos lugares del mundo que hemos tenido la suerte de descubrir.  Las montañas y lago de Sanabria, los surferos de Galicia y las gaviotas de las Illas Cíes y el OGrove, las fachadas repletas de colores , los tranvías y los puentes sobre Duero y el Tajo, las murallas y castillos del arco iris, y las más bellas puestas de sol sobre un Atlántico que nos saludó desde sus entrañas.

Volvimos a dejarnos llevar por la máxima del que arriesga no gana, y nos llevamos la satisfacción de un verano lleno de experiencias que rellenan esta linda mochila de mi familia.

Y con esa punzada en el pecho y la lavadora gira y gira en el estómago por el inminente otoño que nos susurra, no me queda más de decirle a la estación del Sol, la luz y el calor: MUITO OBRIGADO, ASTRO REY!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s