Que no deje de nevar

    Cuando eres pequeño piensas que si deseas con mucha fuerza algo , finalmente acaba sucediendo. Seguramente también somos sujetos objeto de absurdas supersticiones. Me explico: Cuando yo era pequeña me encantaba la nieve, me gustaba salir a la calle y poder jugar con la nieve, sentir ese silencio que parece que lo inunda todo cuando nieva. Pero aunque me atontaba ver como caían los copos sobre los tejado, los coches, los árboles, creía que cuanto más miraba antes dejaría de nevar, y entonces no cuajaría, y entonces no podría salir a jugar ni hacer un muñeco de nieve como los que hacía Kirck Cameron en “Los problemas crecen”. Así pues dejaba de mirar. El caso es que dejaba de nevar cuando la temperatura atmosférica cambiaba y los copos se hacía gotas y entonces empezaba a llover, es decir, física pura.

     Cuando iba de viaje con mis padres camino de la playa, por esas carreteras de un carril para cada sentido, esos “cristales tintados”  modernamente con toallas, ese aire condicionado por la temperatura exterior y velocidad de la marcha, así como el gps marca “guía campsa” que generalmente no tenía contempladas las últimas obras en Mota de cuervo,en estos viajes tan entretenidos, cada vez que aparecía una cordillera al fondo cerraba los ojos y pensaba, “ya , ya está ahí , detrás de aquella montaña, allí esta la playa”, pensando que quizás de esta forma el camino sería más corto y el viaje menos eterno. El hecho es que la playa llegaba cuando habíamos recorrido los 450 km de rigor para llegar a Alicante.¡ Bendita inocencia!

  Aún hoy, en ocasiones, revivo aquellos momentos e intento actuar con el entusiasmo ante cuestiones que han de resolverse de una manera u otra, pero preferiblemente de la que he deseado con todas mis fuerzas. Y, como entonces, las circunstancias y la determinación son las que, acorde con algunas leyes físicas, hacen que las cosas salgan como tienen que salir. Pero yo aún me resisto a pensar que desde nuestro profundo ser podamos o no ayudar a determinar el resultado hacia el fin deseado.

2 comentarios sobre “Que no deje de nevar

  1. Pues si eso es cierto, todos de pequeños hemos pensado eso…y mirabamos al cielo en verano deseando..jo ojala mañana haga mucho calor para que mañana podamos ir a la piscina…y te quedabas e la cama dormido con ese deseo en la cabeza…Pero eso sucede de pequeños y no seamos hipocritas…de mayores tambien…si yo miro hacia atras…todas aquellas cosas que he deseado con mas fuerza las he conseguido…un cambio en mi trabajo…un cambio fisico ( algo que desee tanto y que siempre pense irrealizable)…una vida autonoma…un amor apasionado….todos estos han sido sucesos que he deseado con todas mis fuerzas y que han llegado a mi vida…como cuando deseaba ir a la piscina….por eso algun dia celebrare que me ha tocado el euromillon…porque lo deseo con todas mis fuerzas y estoy convencida que sucedera…soy una persona con muchas fantasias en mi cabeza que hacen que mi vida este llena de ilusiones y esperanzas…es muy divertido intentar mantener al niño soñador que todos llevamos dentro…como dicen la esperanza es lo ultimo que se pierde!

    Me gusta

  2. La inocencia que nos acompaña cuando somos pekes, era de gran ayuda, porque es verdad que cuando querias algo, pensabas que se te iba a presentar o aparecer por arte de magia, como en las peliculas…En mi caso en particular, en mi familia son muy religiosos y entregados a la fe, con lo cual sucedia algo parecido y era que cuando te pasaba algo o necesitabas algo, te ponias a rezar con todas tus fuerzas para que se cumpla el milagro que tu deseabas en ese momento.. digase milagro como.. ojala y mañana se olvide el profe de hacer el examen, u ojala que no me saquen a la pizarra, o tambien porque no ojala y se olviden en casa de preguntarme por las notas.. pero bueno habia veces que se cumplia el milagro y otras que no, con lo cual te preguntabas..Sera que lo hice bien?? Sera que rece con la suficiente fuerza para que me escuche ese Ser superior que todo lo puede.. jaja la verdad es que es fascinante recordar lo inocente que se es de pequeño, incluso en ocasiones pardillos como se dice por aqui jejeje… Por otro lado tambien estaba lo de los temores jajaja.. los miedos como no.. el miedo a dormir solo, o el miedo a la soledad o el miedo a ese monstruo innombrable que salia por las noches de tu armario y que tu inocente ser, pensabas que con taparte con la sabana ibas a estar protegido por un escudo infranquable jajaj.. una sabana!!! o en mi caso, si que quedaba solo en casa, para que no me diera miedo, hablaba solo o incluso me ponia a cantar… jeje muchas cosas se vienen a mi cabeza con este tipo de cosas, pero bueno supongo que no voy a contartelo todo en un texto…Prefiero hacerlo poco a poco que sienta mejor y sobretodo que me da tiempo a seguir recordando…

    Espero no tener censura!!!! besin

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s